Siempre he querido viajar a Venecia uno de los lugares mas bonitos del mundo, con sus canales, con la Plaza y Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal … pero desde hace unos días tengo un nuevo motivo mucho mas importante y excitante que el de recorrer la vieja Venecia.

La belleza y la funcionalidad unidas por el letterpress - Tipoteca Italiana

A pocos kilómetros se encuentra Cornuda, una pequeña localidad de poco mas de 6.000 habitantes en la región del Vèneto, la cual todos los que nos dedicamos a imprimir deberíamos visitar ya que se encuentra la TIPOTECA ITALIANA. Es el lugar en el que los amantes de la tipografía y de la impresión con letras de plomo no pueden dejar de ir; una fundición-museo que fue fundada con la pasión de un tipógrafo e impresor para peservar y fomentar el arte del letterpress.

Un museo único y funcional con más de 2.000 metros cuadrados dedicados a la tipografía y el arte del libro. La exposición presenta al público al conocimiento de las herramientas de la prensa, con los documentos y objetos originales. Estaciones de trabajo individuales con películas ilustran la historia de la tipografía y sus aplicaciones en la comunicación visual, además de una serie de apoyo ágil para la visita y de la enseñanza.

Además junto con la exposición, ha creado una imprenta, que utiliza máquinas originales perfectamente restaurados, con una gran variedad de prensas (piano cilindriche y platinas) que permite la realización de tipografía impresa en diferentes formatos, tanto para negocios como carteleria. Produce bajo demanda utilizando los métodos tradicionales de calidad para agencias de publicidad, estudios de diseño, editoriales y privado.

Otra de los atractivos que ofrece el museo, son talleres y cursos en la composición y la impresión con tipos móviles, la caligrafía y encuadernación creativa. Las actividades educativas dirigidas a la comprensión del arte de la impresión, un invento que permitió la difusión universal del conocimiento y el nacimiento del libro moderno. Los instrumentos utilizados son los de la impresora original: prensas de mano, aleación de tipos móviles y la impresión de cajas de madera y componer.

Como no se cuando podre ir os dejo aquí un documental de 7 minutos, en los que se van mostrando preciosas imágenes de tipos de plomo, antiguas máquinas impresoras, tinta, documentos impresos, instrumentos de letterpress,… Con ellas demuestran que a pesar de que las herramientas han cambiado y la tecnología digital domina el sector de la impresión, la tipografía nunca morirá mientras exista la necesidad de comunicar. En el nos cuentan cómo gracias a un peregrinaje por toda Italia se rescató material tipográfico con la intención de preservar un retazo muy importante de humanidad, salvando tanto el recuerdo de la profesión como las herramientas de los tipógrafos clásicos.

Así que a ver si en las próximas vacaciones con la escusa de hacer un viaje romántico a Venecia me puedo escapar !!!

Una vez tiene nuestro cliente ya su diseño la siguiente pregunta es ¿como me lo haces en Digital o en Offset? pues vamos a explicarlo para que no nos lo tengan que volver a preguntar. Vamos a dar la explicación, en qué se basa y fundamentan tanto la impresión offset como la impresión digital; vamos a destacar sus ventajas e inconvenientes, y diremos cómo podemos utilizar las dos para poder exponer nuestras ideas y mensajes sobre el papel.

Si imprimimos en offset, seguiremos diversos procesos para poder llegar a imprimir el papel desde el diseño en el ordenador, usando tinta, planchas metálicas con diferentes emulsiones químicas, y las maquinas (que pueden ser de muchas tamaños dependiendo de la hoja que impriman) con multiples de rodillos para pasar la tinta al papel.

En cambio la impresión en digital, imprimen directamente del ordenador a la máquina, por ello hay una reducción de costes considerable. Se basan en dos  tecnologias, la inkjet (tinta líquida) y el tóner (partículas con pigmento). Estas máquinas utilizan las cargas eléctricas para depositar tanto el tóner como el inkjet en el papel. No necesitamos planchas ya que imprimen a traves de imagen fotoreceptoras.

La impresión offset puede reproducir miles de copias en poco tiempo, con una mayor calidad  y  daña menos al papel porque no aplica calor, como en el caso de la impresión digital de tóner. Suelen ser bastante grande y necesita de maquinaria complementaria como  los Ctp’s (máquina que filman las planchas), por eso es una tecnología con unos costes de amortización elevados, siendo una tecnología cara para impresión de tiradas cortas (de poco ejemplares).

La impresión digital, de forma general (existen diversos tipos de impresión digital), se caracteriza precisamente por lo contrario, son máquinas más pequeñas, no precisan de planchas ni costes añadidos, pueden reproducir lo que han de imprimir directamente del ordenador a la máquina, aunque con velocidades inferiores a las de la impresión offset, y la calidad no llega a ser tan buena. Debido a que sus costes de arranque son inferiores, es la tecnología ideal para la impresión de tiradas cortas, precisamente donde el offset no es competitivo.

Resumiendo, si se busca calidad y capacidad de reproducir miles y miles de ejemplares velozmente y a buen precio, imprimiremos en Offset, pero si queremos un coste de arranque inicial, mucho más barato, obteniendo mucho mejor precio para tiradas de baja cantidad imprimiremos en Digital. Además este tipo de impresión le hemos de añadir algo nuevo: la impresión digital permite abrir nuestra mente a nuevas posibilidades en la comunicación, como lo son la personalización, la segmentación, la impresión sobre soportes muy diversos y extraños, la utilización de tintas especiales fluorescentes, metálicas, tintas con relieve, etc…de imprimir directamente del ordenador a la máquina, aunque con velocidades inferiores a las de la impresión offset, y la calidad no llega a ser tan buena. Debido a que sus costes de arranque son inferiores, es la tecnología ideal para la impresión de tiradas cortas, precisamente donde el offset no es competitivo.

Resumiendo, hoy en día, toda la tecnología puesto al servicio del cliente es válida, no te has de preocupar, lo que interesa son las posibilidades y ventajas que ambas te pueden ofrecer en un momento dado.

Hace unos días navegando por la red me quede OHHHH impresionado, todavía había valientes que se atrevían a imprimir como se imprimía hace unos años (realmente parecen más de lo que son pero ya sabemos cómo va esto de la tecnología lo de hoy mañana ya no vale) en una Heidelberg KORD del año 1964.

La verdad que no hubiera sido más que una curiosidad de no ser porque nosotros en el taller tenemos una igualita que la que usan los compañeros de www.printmeonemoretime.com, pero con la salvedad que nosotros tan solo la tenemos para troquelar, cortar y para hendidos, hace muchísimo tiempo que no la usamos para imprimir. 🙁

Aunque el proyecto sin ánimo de lucro de un impresor y profesor de la Escuela de Bellas Artes de Burdeos junto con un diseñador grafico, los dos franceses, impresiona, nunca mejor dicho, ver como todavía se puede realizar trabajos de forma artesanal y sin las prisas que nos dan estos tiempos de locos.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras y en el mundo empresarial posiblemente sea donde más  … ya que dependiendo de nuestras pintas nos pueden abrir o cerrar la puerta.

Por ello la imagen de nuestro negocio es la papelería corporativa y si puede parecer una gran inversión pero ¿quién no quiere verse guapo y conjuntado?, para eso sirve tener una imagen corporativa definida, clara y realizada desde principio a fin por profesionales.

Vale que puede parecer una gran inversión, pero para empezar es necesario disponer de tarjetas de visita, para los contactos y reuniones. Para los presupuestos, propuestas o dossiers necesitaremos disponer de Cartas A4, que también las podemos usar para la facturación, y para poder incluir folletos, ya sean grapados o doblados, dípticos, trípticos, desplegables, planos, lo que mejor se adapte para distribuir la información que quieres transmitir a tus posibles clientes, lo mejor es hacerlo en unas carpetas que pueden ser desde las simples y económicas en díptico, con solapas o troqueladas para contener más información.

Ya hemos hablado de ellas antes, las cartas A4 son las siguientes piezas en papel que hace que nuestra imagen tenga un carácter más o menos profesional. Aunque siempre existe la posibilidad de imprimirlas con nuestra impresora, hay que valorar si será suficiente o no, ya que no siempre obtendremos las mejores impresiones, sobre todo si no disponemos de los papeles adecuados (a veces solo el papel ya crea ese ansiado aspecto profesional). Estas las tendrás que enviar, sobre todo si son facturas, y para ello el sobre americano con y sin ventana es la mejor manera de darte visibilidad.

En resumidas cuentas, las tarjetas son el primer paso, para pasar de ahí a las carpetas y así poder tener una buena presentación en nuestras reuniones o visitas y a partir de ahí ya seguir con las cartas, dípticos, trípticos, desplegables, planos, etc … asi que si tienes una empresa o eres un emprendedor deberías valorar que necesitas en papel para que tu proyecto empiece con buen pie , tenga imagen de marca y de mejor impresión.

 

1

 

Esta semana hemos visitado una de las empresas más históricas en cuanto a la tradición de la imprenta en Xàtiva: Imprenta Grau. Una tradición que se remonta ya más de 75 años en el noble oficio de las artes gráficas, desde aquel lejano 1935 en el que José Grau Llorens entró a formar parte de la sociedad junto con Vicente Úbeda e Ismael Martí, formando la Imprenta Marbau. Esta sociedad estuvo vigente hasta el final de la guerra. Concretamente hasta el 2 de noviembre de 1943, día en el que José Grau se separó de la sociedad por desavenencias con la gestión de la sociedad. Un mes después prácticamente por la misma cantidad que recibe por la separación, adquiere La Imprenta Editorial, pasándose a llamar esta Gráficas Grau y manteniéndose en la actual calle La Reina durante unos pocos años para pasar definitivamente a instalarse en las Casas Baratas. De esta época existe una máquina Minerva manual de tipo libre que actualmente se encuentra expuesta en el Hotel Mont-Sant de Xàtiva.

2Durante todos estos años la empresa se dedicó al trabajo comercial y de todo tipo de Artes Gráficas, además de abrir una papelería en la Plaça de La Bassa. La empresa fue creciendo con la incorporación de varios operarios y de su hijo, José Luis Grau Iborra, además de incorporar la maquinaria más moderna.

En los años 70 cogió el testigo de la empresa su hijo José Luis, que comparte la actividad en la papelería con la del taller de imprenta. Poco a poco la tipografía de plomo fue desapareciendo dejando paso a las nuevas tecnologías primero con una I.B.M. de doble folio para pasar poco después a la impresión offset, adentrándose en el mundo de la impresión digital, lo que les permitió crecer hasta adquirir un nuevo espacio en el Polígono Industrial donde los encontrarás actualmente.

4Así, Imprenta Grau ha llegado a especializarse en la actualidad en toda clase de impresión, con los mejores materiales y sobretodo un trato especial para cada uno de sus clientes. Por ello, hemos hablado esta semana con el que es ya el representante la tercera generación de esta familia de impresores, Pepe Grau. “Para mí es una responsabilidad muy grande, porque siempre se dice que la tercera generación se lo carga todo. Es un reto, intento seguir en todo lo que he aprendido directamente y he mamado desde pequeño. Hay que adaptarse a la evolución que conlleva este mundo, ya que ahora parece más fácil porque todo el mundo sabe de todo”.

Además, a Pepe le ha tocado vivir una de las etapas más duras. “Estamos sobreviviendo a estos años porque no hicimos una inversión a lo loco, sino que invertimos en nuestras necesidades y dentro de nuestro abanico de trabajo”, convirtiendo una marca diferenciadora  “el trato con el cliente, muy directo, intentando dar la mejor solución y una rapidez de 24 o 48 horas”.

5El gerente afirma que disponen de un gran abanico de servicios que ofrecer. “Estamos preparados para hacer desde tarjetas hasta catálogos o libros, sabiendo en qué volúmenes nos podemos mover y contra quién podemos competir. Podemos hacer de todo, tanto para ofrecer el mejor servicio a particulares como a empresas, pero somos una empresa comercial, no industrial”.

Finalmente, augura un prometedor futuro a la empresa. “Nuestras perspectivas de futuro es hacernos con una encuadernadora, para que todo el trabajo que salga de casa lo haga acabado y no depender de nadie en cuanto a encuadernación rústica, igual que modernizar lo que ya tenemos”.

Por todo ello, esta semana recomendamos visitar Imprenta Grau, una de las empresas históricas de Xàtiva en las artes gráficas.

 

Reportaje publicado el día 14 de abril de 2014 en el periódico L’Informador

Antoni Martínez nos acerca al épico mundo de Blai Bellver, librepensador y humanista del siglo XIX. Haciendo un interesante recorrido tipográfico por los avances históricos de una imprenta que desde Xàtiva supone un laboratorio de modernidad y libertad en su época.

Este año hemos querido colaborar con la Gent de la Consolació, en la realización de un calendario solidario junto con un grupo de pintores setabenses. Todos los beneficios que se saquen irán destinados para la gran labor social que realiza la gent de la consolació, cuya ayuda en estos tiempos es tan necesaria.

Los calendarios tienen un precio simbólico de dos euros y los podéis conseguir tanto en nuestras instalaciones como en la Consolación, además de  locales colaboradores de los cuales ya os informaremos.

Los pintores que han colaborado en la elaboración de este  calendario con sus extraordinarias obras son:
Alfredo Mompó, Julia Obré, Vicente Giner, Miguel Soro, Vicente Martínez, Toni Ferrer, José Barberá, Joan Ramos, Mª Dolores Boixader, Rafaela Prats, Toni Saez, Roberto Martínez (Leña) y Pilar Grau.

También deciros que hemos tenido una avalancha de pintores interesados en salir en el calendario de este año, pero como comprenderán solo disponemos de 12 meses y las obras deben de ir 1 por mes. Para el próximo año intentaremos que colaboren más artistas de la ciudad.

Desde aquí gracias a todas las personas que han ayudado en su realización y esperamos la colaboración de todos.

Xàtiva fue la puerta a través de la cual el papel se introdujo en Europa. Producido por primera vez en la China del siglo I y de nuestra era, aquella manufactura que Ts”ai Lun mostró a su emperador llegó a la floreciente Xateba musulmana en el año 1144, más de mil años después. La capital de La Costera asume así ser la cuna del papel en Occidente. De China a Xàtiva, el invento del papel recorrió un largo e intenso camino. Hasta el siglo IV, el papel amplía tímidamente sus horizontes en los dominios chinos y mongoles. Fecha clave en el proceso de expansión es el año 721.

Tras la batalla de Samarkanda, el secreto de la fabricación de papel cae en manos de los árabes. Bagdad, El Cairo o Fez son los grandes puntos geográficos por los que evoluciona su producción hasta llegar a Península Ibérica. Después de Xàtiva, Valencia y Toledo se suman en su fabricación. Como toda aseveración histórica, la paternidad del papel en Europa no está totalmente cerrada. El Misal Mozárabe, obra literaria conservada en el monasterio de Santo Domingo de Silos, está considerado la primera muestra de papel europeo, ya que data del 1036. Sin embargo, documentalmente hay unanimidad en atribuir a Xàtiva el ser la primera población occidental que tuvo industria papelera. El historiador árabe El Idrisi (1100-1172) así lo escribió cuando en una de sus creaciones dijo de la ciudad valenciana que era “bonita villa con castillos” y lugar “donde se fabrica el papel como no se encuentra en parte alguna del mundo”.

El rey Jaime I, tras conquistar la ciudad, fue el artífice de la consolidación papelera de Xàtiva. El monarca conquistador se marcó como objetivos favorecer, proteger y controlar la ya entonces célebre producción industrial setabense. Fruto de aquel proteccionismo, el esplendor productivo de Xàtiva se extendió a lo largo de los dos siglos posteriores. La ciudad fue suministradora de toda la Corona aragonesa. Sin dejar de existir nunca una producción considerable, la industria ya no encontraría en la ciudad setabense otro auge en la producción del papel hasta el siglo XIX. De 1820 y 1878 datan dos molinos papeleros en Xàtiva que pudieron ser el contrapunto al crecimiento industrial que experimentaron poblaciones como Alcoy o Banyeres, líderes del sector hasta este siglo.

Fruto sin embargo de la solera en la fabricación del papel que Xàtiva había protagonizado fue, quizá, la creación en 1932 de la factoría papelera de Gregorio Molina, la popular fábrica de San Jorge. Esta empresa alcanzó una producción que la convirtió en líder en Europa del papel de estracilla y empleó a más de 200 trabajadores. De aquel emporio que fue decayendo en los años cincuenta y sesenta sólo queda la arquitectura industrial testimonio de aquel esplendor. Un fabricante de cartón, Rafael Hinojosa, prolongó con sus factorías el liderazgo setabense en la materia.

Bibliografia: Diario El Pais y Historia de Xativa .